castellano  /  english  /  français   INICIO CONTACTA CON NOSOTROS
 
   


Paséo del Óvalo de noche




Muestra fotográfica de lugares de la ciudad.
Pase el ratón sobre las imágenes para ampliar.

 

Itinerarios> Otros rincones

otros rincones

_________________________________________________________

Ya sea en el interior de la ciudad o bien en extramuros, Teruel cuenta con una serie de lugares que invitan al paseo relajado.

Vamos a empezar por conocer la zona del Óvalo. Partiendo de la plaza de San Juan, en cuyo amplio cuadrado podemos admirar la arquitectura emblemática del Casino o del antiguo Banco de España, saldremos por la calle del Portal de Valencia que nos llevará fuera del antiguo perímetro amurallado. A nuestra derecha, una amplia Glorieta y en frente, un par de viaductos que comunican con el ensanche. El más antiguo, pionero en su tiempo, posee un arco impresionante e invita a la fotografía. Atravesando la Glorieta o bordeándola se alcanza el paseo del Óvalo. Desde su parte despejada de construcciones se puede contemplar el paisaje abierto del poniente de la ciudad y la vega del Turia. Pronto se descubre la Escalinata neomudéjar que invita a bajarla y descubrir el relieve de los Amantes en su primer descansillo. A la derecha escaleras abajo, un antiguo convento restaurado alberga la sede del Gobierno de Aragón en Teruel. Al fondo, el Parque de los Botánicos Turolenses y la estación del ferrocarril. La cuesta del Instituto, tomada con calma, nos llevará de nuevo al Óvalo. Si el paseo lo hemos hecho por la mañana, muy recomendable en verano, podemos aprovechar para sentarnos en cualquiera de sus terrazas para tomar el aperitivo.

Un poco más largo, aunque no en exceso, es el paseo que nos lleva hasta la zona del convento de los Franciscanos. Podemos empezar partiendo del Óvalo, que ya conocemos, y bajar por la calle de San Francisco hasta la Colmena. Enfrente, situándonos sobre el puente que atraviesa el Turia, tomaremos contacto con las riberas del río y con su vega. Si continuamos por la avenida de Zaragoza enseguida alcanzaremos el convento de los Franciscanos. Para los más andarines es recomendable alargar el paseo quinientos metros y conocer en el recorrido la Casita de la Farmacia, una gran chimenea industrial con buena decoración neomudéjar en su base y una de las joyas de la arquitectura de principios del siglo XX, como es la ermita de la Virgen del Carmen. Volviendo sobre nuestros pasos, reencontramos el convento de los Franciscanos con una hermosa iglesia gótica situada en medio de una plaza peatonal que cuenta con la antigua fuente y abrevadero de los Chorros. Si buscamos la calle Bajo los Arcos, nos sorprenderá el antiguo palacio de los condes de Parcent.

Un tercer paseo, éste más urbano, nos invita a conocer la parte alta de la ciudad en la que se encuentra el barrio de la Judería. En esta ocasión podemos partir de la plaza del Torico, la Plaza por excelencia de la ciudad. Subiendo por la calle del Tozal, cuyo nombre ya indica que nos conducía a lo más alto, llegaremos hasta el final y giramos hacia la calle Muñoz Degraín. Estamos entrando a la zona del trazado urbano más antiguo y más complejo. Esquina con la calle Ainsas, nos sorprende una hermosa casa palacio muy bien conservada. Podemos subir por dicha calle en la que se conserva algún viejo caserón y llegar hasta la plaza de la Judería. A su izquierda se encontraba el antiguo Alcázar.  A partir de aquí, el recorrido invita a explorar las estrechas calles de la zona. Una sugerencia puede ser bajar por Bartolomé Esteban, también conocida como calle de las Piedras, y a la altura de la calle del Caracol encontrarnos con el viejo claustro de San Pedro. Tomado la derecha, hacia la cuesta de San Pedro, contemplaremos el exterior del ábside de la iglesia y una magnífica casa de la burguesía turolense de finales del XIX. Entrando a la misma por la calle Muñoz Degraín se accede, a través de un establecimiento comercial,  a un aljibe del siglo XVI que se puede visitar.

Aunque los alrededores de la ciudad se prestan a recorridos de interés paisajístico o cultural, como las fuentes de la Salud o la Peña del Macho, es interesante hacer una excursión en la que ambas cosas se conjugan a la perfección. Se trata de la visita al yacimiento arqueológico del Alto Chacón, también conocido como la ciudad Ibérica. Situado en el borde de la Muela, a unos tres kilómetros del núcleo urbano, se accede al lugar atravesando el Turia y subiendo por el Barrio de Jorgito hasta la planicie de la Muela, en el poniente de la ciudad. Se puede llegar en coche por un camino de tierra que sale a la derecha nada más sobrepasar la antena de la emisora. Los amantes de la arqueología encontrarán, en un lugar privilegiado, un yacimiento del siglo I antes de nuestra Era, de origen celtíbero. Está acondicionado y con carteles que facilitan su interpretación. Desde su estratégico enclave se domina con la vista un amplio territorio que un pequeño mapa nos ayudará a reconocer. Aunque se puede hacer la excursión en cualquier época del año, la primavera y el otoño, o el verano fuera de las horas centrales,  son los momento más recomendados para su visita.

 

   
© 2013 Ayuntamiento de Teruel. Servicio de Turismo. | Plaza de la Catedral, 1 44001 Teruel Telf./Fax.: 978 61 99 03 |   turismo@teruel.net
Aviso legal |  Mapa web |  Protección de datos